Seleccionar página

El Pabellón de la navegación, como su nombre indica, fue construido para la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Es un gran edificio que actualmente se utiliza como espacio museístico que cuenta la evolución de la navegación atlántica, ubicándose al borde del río Guadalquivir, mirando hacia el centro histórico de la ciudad.

Es un edificio cuya arquitectura en Sevilla sobresale por sí sola y que amerita conocerse más a fondo, puesto que encierra gran parte de la historia importante de Sevilla. ¿Te animas a saber más?

Descripción de la arquitectura del Pabellón de la Navegación

La altura máxima de toda la estructura del Pabellón de la navegación es de 20 metros, siendo la superficie total de la parcela en donde se encuentra realizada un total de 14152 kilómetros cuadrados. Está asentado sobre una plataforma que se encuentra a su vez en la cota del muelle, lo cual hace que su fachada principal quede de cara al río, resaltando a su vez la vista de la cubierta metálica curvada que se torna convexa al resto de la ciudad.

Longitudinalmente, el pabellón se separa en dos piezas totalmente paralelas entre sí que conforman una calle en su interior. Esta misma, es donde se encuentra la gran sala de exposiciones, el cual presenta un vacío interior que permite ser recorrido en base a su perímetro mediante galerías y rampas.

La gran mayoría del pabellón está hecho en su interior de madera, haciendo de esto una analogía directa al mundo marítimo y de navegación, resolviendo así grandes secciones de la arquitectura con grandes vigas curvadas de madera que cuentan con un apoyo doble sobre el hormigón que yace justo ahí.

Tomando en cuenta la fachada que da al río, se ha de decir que la misma se encuentra apoyada sobre robustos pilares, desarrollando también una amplia plataforma que funciona como balcón y mirador hacia el río Guadalquivir. Además, apoyados sobre este particular balcón se encuentran alineados cinco lucernarios prismáticos fabricados en vidrio que ilumina absolutamente todo el interior del pabellón.

Por si esto no fuera suficiente, se puede mencionar que el proyecto consta de una torre mirador, la cual se encuentra separada del resto del pabellón. La misma, se sitúa al final del pantalán que se introduce en el río, fungiendo como un elemento vertical de contrapunto a las grandes superficies horizontales que componen esta estructura. Dicha torre se separa en dos piezas distintas de configuración formal:

  • La primera de ellas se encuentra sobre un pantalán y es metálica y ligera, adoptando la geometría de un prisma recto cuya base es triangular.
  • La otra, hecha de hormigón blanco, hunde en forma de quilla sus cimientos en el río, conteniendo con ello tanto las rampas como los ascensores.

Sin duda, una construcción digna de visitar no tanto por su fuerte historia, sino por su arquitectura tan única que la hace irrepetible alrededor de Sevilla y del mundo. ¿Qué dices al respecto?

Sobre Guillermo Vázquez Consuegra

No se puede hablar de arquitectura sin hacer mención al arquitecto que la pensó en primer lugar, siendo este el caso de Guillermo Vázquez Consuegra, un arquitecto español que nació en Sevilla en el año 1945. El mismo, tiene en su haber una gran cantidad de obras hechas a su nombre, entre las que destaca el Pabellón de la Navegación y el ministerio de Asuntos Exteriores de Luxemburgo hecho en el año 2017.

Su estilo particular de construcción, lo ha dotado de gran renombre a nivel mundial, siendo conocido por la calidad perceptiva de sus obras, por la capacidad analítica propia de su ingenio, por la fuerza de su creatividad y por el rigor proyectual que expresa en todas y cada una de las obras a su mando.

Su estilo arquitectónico propio controla la sensibilidad de las escalas, demostrando espacios llenos de total balance y raciocinio al momento de hablar del proceso constructivo, obteniendo como resultados obras lógicas que impresionan a simple vista y que dejan exaltado tanto al ojo incauto como al ojo experto que las observa.

Está de más decir, pues, que Guillermo Consuegra hizo un trabajo más que excepcional en un Pabellón que perdurará por los años como un lugar donde la historia y la belleza arquitectónica se mezclan en Sevilla de forma tal que resulta orgánico y majestuoso.

Pin It on Pinterest